Hormigón

Generalmente, la palabra hormigón no resulta sinónimo de bonito y estético. Aun así, el hormigón, se utiliza en casi todas las construcciones. Las razones son simples, el hormigón es sólido, fiable, económico, perenne y ecológico.

El hormigón pulido se trabaja hace varios años y se desarrollan herramientas diamantadas que revolucionan el concepto del pulido, cambiando el pulido con agua por el pulido en seco.

El hormigón es un material ecológico reciclable al 100 % y al no utilizar productos químicos podemos considerarlo como un material muy respetuoso con el medio ambiente.

Una vez pulido el hormigón revela su belleza natural y abre así nuevas perspectivas en recursos arquitectónicos, dándonos una superficie con gran planimetría y brillante. Este aspecto estético y su alta resistencia al paso de vehículos y carretillas elevadoras lo hacen ideal para locales comerciales, industriales, oficinas, escuelas, etc.